Como cooperativas energéticas, compartimos…

… valores sociales:

• Apuesta decidida por la gente: primero las personas.

• Las personas usuarias y consumidoras nos convertimos en socias, en copropietarias de nuestro abastecimiento energético, dejamos de estar al margen para participar en la gestión de nuestra energía.

• Generación de conocimiento y empoderamiento de la ciudadanía, cooperación y ayuda mutua.

• Trabajamos para fomentar y dar información para que la ciudadanía recupere el espíritu crítico.

• Compromiso con el entorno próximo (local, comarcal, cercano, ….)

• Concebimos la energía como una necesidad básica de la población a la que nuestras cooperativas quieren dar respuesta.

• Confluencia de personas consumidoras y productoras de pequeña escala, que deciden aglutinarse como fuerza, para aprovechar sinergias, como alternativa real frente a un mercado de oligopolio.

… valores organizativos:

Organización basada en los principios de la Economía Social, (haciendo nuestros también los que representan a la Economía Colaborativa y la EBC) en especial atendiendo a los siguientes principios Cooperativos:

• Adhesión abierta y voluntaria: las Organizaciones de la Economía Social son organizaciones voluntarias, abiertas para todas aquellas personas dispuestas a utilizar sus servicios y a aceptar las responsabilidades que conlleva la condición de personas socias, sin discriminación de género, raza, clase social, posición política o religiosa.

• Control democrático de las personas socias: basado en la democracia participativa y en la horizontalidad de la toma de decisiones (una persona socia=un voto)

• Participación de los Soci@s a todos los niveles: las personas socias participan de manera democrática en todos los niveles de la organización, tanto en su gestión económica como orgánica.

• Autonomía e independencia: las organizaciones de la Economía Social son organizaciones autónomas de ayuda mutua participadas por sus personas socias. Si entran en acuerdos con otras organizaciones (incluyendo gobiernos), o disponen de recursos de fuentes externas, lo realizan en términos que aseguren el control democrático de sus personas socias, y mantengan la autonomía de la Organización.

• Educación, formación e información: las organizaciones de la Economía Social brindan educación y entrenamiento a sus personas socias, a sus responsables electas y a su personal laboral, de tal forman que contribuyan eficaz y eficientemente al desarrollo de la organización.

• Intercooperación: las organizaciones de la Economía Social sirven a sus personas socias más eficazmente, y se fortalecen en su conjunto, trabajando de manera global por medio de estructuras locales, comarcales, regionales, nacionales e internacionales.

• Compromiso con la comunidad: las organizaciones de la Economía Social trabajan para el desarrollo sostenible de su comunidad por medio de políticas aceptadas por sus personas socias, reinvirtiendo sus beneficios en la propia organización y su entorno.

• Sostenibilidad y viabilidad en la gestión, orgánica, económica y medioambiental: basado en la transparencia y el buen funcionamiento en la gestión, como en la revisión y mejora continua de nuestras prácticas.

• Igualdad de género, con carácter transversal al resto de principios.

… valores ambientales:

• Propugnamos un nuevo modelo energético basado en la soberanía energética.

• La apuesta decidida por integrar el ciclo de la energía dentro de una economía circular y descarbonizada.

• La implantación de energías renovables y sistemas de generación distribuida como herramientas de transición a un modelo que asuma el decrecimiento, la soberanía energética popular y la vida sostenible en un planeta finito.

• El ahorro, la eficiencia y el asesoramiento energéticos.

Anuncios